Sueña grandemente

Sueña grandemente, como si los sueños fuesen una proyección de tu vida, son infinitamente fuertes y gratificantes.
Yo ayer soñé con un barco, yo iba en él, un barco grande navegando por el mar, me caí un par de veces, el agua estaba fría y me dolían las piernas, encontré una pequeña barca vacía y sin dueño, me subí en ella, remé con la ayuda de mis manos, llegué a otra barca, estaba realmente agotada. Su dueño me invitó a unirme en su viaje y me dejé llevar, como un pequeño pez me dejé arrastrar por la marea. Su viaje terminaba así que no tuve más remedio que continuar por mi cuenta, recorrí lugares realmente extraordinarios y luché por aquello que más deseaba. Llegué a buen puerto y desperté con los brazos cansados, añorando la templanza de aquella remota isla y esperando el momento de reencontrarme despierta con aquel sentimiento alentador.

Natali
12.11.12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: