EN LA DESPEDIDA… NO HAY MILAGROS… NO HAY FLORES

Cuando muera… día único e irrepetible que hundirá mis sueños bajo tus pies, día que recordarás cuanto insistí que me dieras atención, que me escucharas, que me regalaras un abrazo… que me dieras eso, eso que aún siendo tan poco me devolvía la vida cuando estaba más de un lado que del otro… hoy no llegaste, hoy no oiste mis plegarias y marchaste… pasaban los dias y yo marcando tu dichoso número dejé que mis ojos se cerraran, escondí mis alas y me apagué… me fui como la luz de una simple lámpara cuando algo falla en el sistema, cuando las cosas no están como deberían estar; Encendiste una hoguera en mi corazón y dejaste que la llama me consumiera, me dejaste morir… me ahogué en el inmenso mar de lágrimas y hoy no soy quien solía ser… No hay perdón que valga porque la pobre flor que radiante adornaba tu vida aunque no la miraras fue apagando su color, porque sin agua las plantas mueren y si las escondes del sol tambien.. eso fui en tu vida… una flor… una  flor radiante, escondida del sol que sin agua murió porque por orgullo o por esperar un milagro creíste que sobreviviría a tu indiferencia… pero no.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: