El trocito de nada

Desde que llegué a este mundo no he parado de esforzarme por ver el lado triste de las cosas, lo que duele, lo que te hace llorar, lo que te parte el alma… ahí vivo yo… en cada lágrima, en cada herida, en cada grito, en cada suspiro de desaliento… yo nací en el lado triste de las cosas, de ahí emerjo, de ahí he salido y allí vuelvo, mi sitio, mi rincón, el rincón en el que todos nos escondemos y nos duele estar… pero volvemos, siempre volvemos, a ese recoveco del corazón en que algún día nos escondimos, a ese trocito de nada en que la perspectiva del mundo parece más grande… "hacemos de todo un mundo", hacemos de la nada un sitio en que todo parece más fácil.

Yo nací para llorar, llorar por amor, por desamor, por tristeza, por alegría, por ti, por mi, por ellos, por esto o por aquello… para llorar, para iluminar mis ojos día a día, para dejarme el alma en cada palabra, para dejarme la vida en cada paso, para mirarte y decirte que llorar no es malo, porque cuando lloras dejas lo que duele en el recuerdo… el recuerdo triste de las cosas, en ese rincón al que volverás, algún día volverás, me mirarás y recordarás lo simple que parecía todo cuando te escondías en mis lágrimas, en la herida, en el grito o en el suspiro… porque a eso se reduce el la vida… una estrella fugaz que va dejando una estela, un pasado, un recuerdo, unas lágrimas que dejaron de ser lágrimas al secarse, unas heridas que dejaron de ser heridas al curarse, un grito que ya no es grito sino sonrisa… todo quedó en mi rincón, en ese trocito de nada en el que todo parece más fácil, en estas páginas que algún día volverás a leer… para alentarte, para salir adelante… porque cuando uno ve el lado triste de las cosas saca de allí la fuerza suficiente para no volver, porque cuando uno sufre y llora tanto los ojos le duelen, porque cuando yo despierte y abra los ojos veré que todo ahora parece más fácil… porque eso es lo que se ve desde aquí… desde este trocito de nada, desde este rincón tan oscuro; Y te prometo que desde aquí juntaré fuerzas, intentaré no volver por un tiempo… no para siempre, porque yo nací para llorar… para dejar una estela. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: