Duele latir sin ti

Los corazones laten, algunos más deprisa que otros, algunos como mariposas, los hay asustados sin ritmo que parecen querer escapar del pecho, otros laten despacio… casi sin fuerza; y hay algunos que simplemente deciden dejar de latir.

 

No se explicar cuanto duele… porque hoy me duele el corazón, pienso en ti y me duele… porque no estás, te fuiste con el sol de septiembre y no volviste más. Me quedé sin ti, sentada en la orilla de mi vida… y detrás de esa orilla había un abismo. He saltado al abismo y mi corazón se rompió, dejó de latir… como un reloj a cuerda de esos que guardan los abuelos. Hoy intenté arreglarlo, le dí cuerda y despertó otra vez… recordándome cuanto duele latir sin ti.

Hay corazones que laten más deprisa que otros, intentando no dejar escapar el tiempo… intentando ir al compás del corazón amado. Mi corazón no sabe como latir… porque te busca y no te encuentra… solo quiere tenerte cerca, marcar un ritmo en el que se sienta seguro.

Te fuiste un atardecer de septiembre, hace casi dos años… estaré esperando que vuelvas, en la orilla del mar… pronto, muy pronto.

Natali Prigioni (C)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: