Cuando el tiempo se detiene

Cuando la vida deja de ser vida… cuando el tiempo se detiene. Nuestro mundo se detiene en muchas ocasiones, a veces necesitamos ver algo que no estamos viendo o sencillamente necesitamos un descanso, una breve desconexión con la realidad. El tiempo se detiene y te quedas pensando por qué, o simplemente dando GRACIAS.

Conocí a Martín hace unos meses, era un chico tímido y bastante reservado. Me acerqué a él poco a poco, han pasado varios meses y cada día que pasaba me gustaba más. Por aquel entonces, sin que yo lo pidiera ni lo necesitara… el tiempo se detuvo. Y me ví, con su reflejo en mis ojos y mi corazón hecho trizas… me vi con mis mariposas cada vez que se acerca a mi, me vi… perdidamente enamorada de alguien a quien apenas conocía. El tiempo se detuvo un momento para que me diera cuenta de que algo estaba ocurriendo, el tiempo se detuvo para que fuera consciente… para disfrutar de todo aquello.

Después de decidí, ya consciente, acercarme a él más y más. Encontré un amigo, una buena persona con la que compartir este camino tan bello que es la vida. Todo iba bien hasta el día que decidí confesarle mi amor… puse mi corazón en sus manos, condenándolo a morir en un suspiro.

Hoy el tiempo se ha detenido otra vez… pero no veo nada. Supongo que debo dar gracias, es momento de empezar otra vez.

 

Natali Prigioni (C)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: