Cuando alguien que amas muere

Cuando alguien que amas muere...
Cuando alguien que amas muere…

Cuando alguien que amas muere el tiempo se detiene una fracción de segundo, tus pies no se mueven, tu respiración se detiene, tus ojos no parpadean, te quedas sin voz.
Cuando te fuiste… mi corazón dejó de latir un instante, me fui contigo y regresé.
Del alma al cielo, del cielo a ti, de tu alma a la mía, volví a nacer.
Junté tus estrellas con las mías y al volver repartí tus sueños con los míos… para antes de irme yo intentar hacer realidad algunos de ellos. ¿Pero qué sentido tiene cumplirlos si no estarás de mi mano? ¿Para qué hacerlo si no veré tus ojos… tu sonrisa?
Voy a apagar las estrellas esta noche, a quedarme oscuras, a confundir a los ángeles para que crean que es mi momento, para que me lleven contigo.
Me he quedado sin fuerzas… me he tendido sobre un pañuelo que al batirlo huele tenuemente a tu piel, a tu pelo, a tus manos, ese olor dulce que me embriaga y me hace llorar, ese perfume que he decidido guardar en una caja en el fondo del armario… cómo si así no fuese a recordarlo.

Cuando alguien que amamos muere una parte de nuestra alma se va con ellos y una parte de la suya se queda con nosotros. Sólo vivimos eternamente en el recuerdo de aquellos que nos aman de verdad. Yo voy a recordarte siempre, en cada sueño te llevaré conmigo, en cada paso por Nueva York, en cada café de París, en cada mirada de aquellos que amo porque cuando yo me vaya al cielo una parte de mi se quedará con ellos, y tú vives en mi.

Vivir con el valor de morir cada día. Despertar con el alma en cada amanecer, intentando que al acabar el día tengamos un motivo para sonreír. Yo no siempre lo encuentro, no desde hace unos días; Conocerte, da igual que no ocurriese hoy, da igual que ya lo haya vivido en otra vida, tú eres mi motivo para sonreír. Cada día que desperté a tu lado me sentí la persona más feliz de este mundo, nadie me había hecho sentir así nunca, encendiste la estrella que llevo dentro…
… el tiempo se detuvo durante una fracción de segundo, durante ese instante no podía mover mis pies, dejé de respirar, me quedé en silencio, me fui contigo… y regresé.

manos

Deja un comentario